26 mayo
Adonde fueres haz lo que vieres
Francesca Goldin
por Francesca Goldin

Adonde fueres haz lo que vieres





Este es un dicho muy popular que se puede aplicar para aquellos momentos en que las mujeres viajan solas. La idea es aprovechar al máximo el viaje, compenetrarse con cada instante y momento y pasar desapercibida. Hay mujeres que no llegan a realizar ese viaje que anhelan en solitario porque les da miedo pero hay que tener valentía y determinación y organizar bien el viaje para ir con seguridad a tu destino.

  1. El destino perfecto
    Definir a donde se quiere viajar, investigar el clima, la época del año en que se programa el viaje, el ambiente, si es temporada alta o baja, actividades, la gente, si es un lugar seguro para una mujer, etc. Informarse de si es necesario ponerse algún tipo de vacunas y si es así hacerlo con mucha antelación al viaje para que, en caso de presentarse reacciones, no se presenten durante el viaje y estropee las vacaciones.
  2. Dejar los tacones
    Viajar en plan descanso, cambiar por completo los hábitos, dejar en casa la ropa de trabajo, tacones y vestir con ropa cómoda. Viajar con lo imprescindible, no muchas maletas ya que esto facilitará el viaje a la hora de movilizarse por una estación de tren, haciendo cambio de aviones, tomando autobuses etc. Un zapato plano y cómodo como son las zapatillas de deporte o zapatos de goma, resultará una buena elección para calzar durante el viaje.
  3. Improvisa
    A pesar de contar con un plan de viaje más o menos organizado y programado, siempre pueden presentarse imprevistos. El viajar solo le permite esa libertad de decisión ya que no hay que poner sobre la mesa la decisión entre varios. Solo analizarlo y aprovechar la oportunidad que se presente, puede resultar un buen plan.
  4. Maravillosos Mapas
    Son muchos lo que dicen que las mujeres tienen un mal sentido de la orientación. Pues que esto no sea un inconveniente para animarse a viajar sola. Para esto existen los mapas que orientan muy bien dónde estamos y para donde vamos. En caso de llegar a perderse, no entrar en pánico solo ubicar un lugar comercial donde le puedan ayudar a reubicarse.

Viajar sola es una buena experiencia que permite descubrir mucho de cómo es uno mismo, encontrándose sola en lugares desconocidos. De esta forma ,se logra crecer desde otro ángulo y disfrutar del viaje con total libertad y sin complicaciones.


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog