29 marzo
Coaching empresarial
Nacho Costa
por Nacho Costa

Coaching empresarial





En todas las organizaciones empresariales existen 2 maneras de dirigir grupos de gente completamente opuestas: La Fuerza como poder y La persuasión como poder.

Tipos de Coaching empresarial:

1. La fuerza como poder.

La utilización de la fuerza como poder para que los subordinados hagan lo que el jefe quiere es, tristemente, la forma de dirección más extendida en las empresas españolas. Mi experiencia en este sentido es amplia- he estado en 7 empresas trabajando, todas ellas multinacionales de gran peso en el mercado, y he tenido un contacto profundo con decenas de ellas, gracias a mi labor como comercial.

En casi todas- salvo honrosas excepciones, bien es verdad- el jefe se impone con argumentos como “porque yo lo digo” ,” esto se hace así y así”, “aquí el que manda soy yo” y un largo etc que nos vamos a ahorrar de describir porque todo el mundo las conoce.

Esta forma de liderazgo, por llamarlo de alguna manera, provoca que los empleados se conviertan en subordinados poco o nada involucrados, y que oculten información y vivan con cierto temor su día a día en la empresa. La colaboración, el trabajo en equipo, la fluidez de ideas brillan por su ausencia. El trabajador no comparte y se aísla como una forma de protegerse ante situaciones injustas y problemáticas. Por su parte el jefe que muestra esta actitud suele transformarse en una persona desconfíada, no participativa y, en definitiva, una víctima de sus propios errores y actitudes.

2. La persuasión como poder.

Es necesario transformar esta actitud en un liderazgo basado en la persuasión y en la autoridad. Para ello tiene que involucrarse el consejo de dirección de las empresas, ya que no es sólo un problema de recursos humanos.

Para poder transformarlo existen cursos de coaching ejecutivo o empresarial. Se trata de enseñar al jefe a gestionar y dirigir grupos humanos de una manera responsable y ética mediante la formación basada en el diálogo. El coach o formador plantea preguntas y problemas y es el jefe quién debe responderlas o solucionarlas por sí mismo mediante la reflexión, el cambio de actitud, la mejora de sus habilidades, el pensamiento y el estudio. Para ello cuenta con la estimulación y dirección del propio coacher que analiza previamente la personalidad del individuo y ve sus carencias a desarrollar y los puntos fuertes a potenciar.

Sería muy interesante que la Dirección de las empresas se tome en serio de una vez la gestión de equipos humanos, nos harían la vida más fácil a todos y la empresa española conseguiría una rentabilidad y productividad mucho mayor que ahora mismo obtiene.


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog