3 abril
Consejos para preparar un examen
Nacho Costa
por Nacho Costa

Consejos para preparar un examen





Preparar un examen. Siempre que tengamos que preparar un examen debemos planificar las tareas y el tiempo. Os contamos varios consejos.

Consejos para preparar un examen:

1. Cuando tenemos por delante un examen- o varios- debemos tomar conciencia de la dimensión de la materia, el tiempo que tenemos para estudiar y en base a esto las horas que le vamos a dedicar.

Lo ideal es estudiar por la mañana, después de haber dormido y desayunado bien, en una habitación con buena luz. Una norma que se se debe seguir es apagar el teléfono móvil, no tener encendida la televisión, ni el ordenador- a menos que estudiemos con él- ni la radio, ni música. Es decir, eliminar todos los estímulos de fuera que nos pueden distraer.

2. A partir de aquí debemos hacer una rápida y completa lectura de toda la materia que compone el examen. Desde el principio al fín, y ver cuanto tiempo nos puede tomar su asimilación.

3. Una vez hecha reeleremos el texto, pero en esta ocasión más despacio, subrayando todas las palabras importantes que dan sentido al texto e intentando comprender todas las ideas que se reflejan. El texto de este artículo puede ser un buen ejemplo de qué palabras debemos subrayar, fijándonos en las que hemos escrito en negrita.

4. Si la materia es muy compleja, viene bien hacer esquemas en papel aparte. De las ideas principales se abren corchetes donde se detallan todas las características/fechas/datos que debemos recordar de cada punto. Si un punto/tema es muy detallado o complejo, se pueden abrir llaves o corchetes a su vez para describirlo.

Una vez realizado debemos empezar a relatarlo en voz alta, intentado no mirar el texto y acudiendo a los esquemas cuando sea necesario. Los datos puramente memorísticos como fechas y nombres, conviene repetirlos hasta que se nos queden en la cabeza. Existen trucos memorísticos para ello como son las reglas mnemotécnicas.

5. Es muy importante recitar en voz alta lo aprendido, porque es la manera de que los conocimientos se queden grabados en nuestra memoria. Al citarlos en voz alta estamos haciendo un doble esfuerzo de comprensión y memorización, ya que no somos capaces de verbalizar correctamente lo que no entendemos con propiedad. Al hablar en voz alta incorporamos los conocimientos y los hacemos “nuestros”.

6. Dependiendo de la complejidad de la materia quizás fuera necesario un último repaso antes del examen con una lectura de lo subrayado o de los esquemas.

7. Una buena medida para no agotarse mucho es alternar asignaturas que nos gustan mucho con otras que no tanto, así, además, no dejaremos para el final aquellas que nos resultan más arduas.


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog