14 enero
El Pinacate y el Gran Desierto de Altar declarados patrimonio natural de la humanidad
Francesca Goldin
por Francesca Goldin

El Pinacate y el Gran Desierto de Altar declarados patrimonio natural de la humanidad





En la reunión anual del Comité del Patrimonio Mundial, México inscribió a la Reserva de la Biosfera El Pinacate y al Gran Desierto de Altar, como su nuevo patrimonio natural al servicio de la humanidad.

El Pinacate y el Gran Desierto de Altar


Este patrimonio, localizado en el Estado de Sonora en México, está comprendido por un área natural ubicada en la frontera con Estados Unidos en la que viven cerca de 540 especies de plantas vasculares, 40 tipos de mamíferos, 200 de aves, 40 de reptiles, además de anfibios y peces que viven en agua dulce.

Dentro de los animales sobresalen cuatro especies bajo amenaza de extinción, como el berrendo de Sonora, el borrego cimarrón, el Monstruo de Gila y la tortuga del desierto.

La extensión de territorio que contará desde ahora con plena protección, abarca 7.146 km².

Durante la reunión del Comité del Patrimonio Mundial, que tuvo lugar en Phnom Penh, capital de Camboya, se destacaron los valores de gran significado y los esfuerzos locales para garantizar la conservación de esta zona llena de volcanes inactivos , inmensas dunas de arena activas y largos flujos de lava, entre otros.

El portal Ambientum asegura que "muchas especies se han encontrado únicamente en el desierto de Sonora o incluso en el área protegida". La página web agrega que "el área también posee una rica historia arqueológica y es considerada sagrada por los indígenas Tohono O¨odham, que viven hoy en día en los dos lados de la frontera internacional".

Pocos días antes había sido declarado como patrimonio Mundial de la Humanidad el Monte Fuji, la cumbre más alta del Japón. La denominación fue hecha por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, porque "ha sido inspiración de poetas y artistas y ha sido objeto de peregrinación desde hace siglos", según informe publicado por la agencia de noticias EFE.

Además de su atractivo turístico y la veneración como lugar sagrado para la población del Japón, el Monte Fuji, de 3.776 metros de altura, es un volcán activo que tuvo su última erupción en el año 1707.

Acerca de la decisión tomada por el Comité del Patrimonio Mundial, el jefe del gobierno del Japón, Shinzo Abe, comentó: "Me siento feliz desde lo más profundo de mi corazón".


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog