27 marzo
Estocolmo para no perderse
Francesca Goldin
por Francesca Goldin

Estocolmo para no perderse





Estocolmo es una capital elegante, encantadora y vanguardista, tres adjetivos difíciles de reunir en un solo destino. La capital sueca atrae cada año a más visitantes interesados por su estilo de vida práctico y sus antiguas tradiciones.


La ciudad-archipiélago

Estocolmo se extiende a lo largo de catorce pequeñas islas, una peculiaridad topográfica que le ha valido el apodo de la “Venecia del norte”. Aun con tan poco tiempo como un fin de semana, la capital sueca es un destino ideal para el turismo, ofreciendo una amplia variedad de museos, zonas verdes y estupenda comida a precios muy razonables. Aunque por lo general, el estándar de vida en Estocolmo es bastante alto, y esto se refleja en sus servicios turísticos. Por lo general, los alojamientos suecos son de alto nivel, por lo que habrá que emplearse a fondo para encontrar ofertas a precios económicos para un fin de semana. Aun así, siguen estando lejos de las tarifas astronómicas de Londres o París.

Estocolmo cuenta con cerca de 200 hoteles y casi 70 albergues repartidos por todo el centro de la ciudad y sus alrededores, por lo que es más sencillo encontrar ofertas interesantes que en otras ciudades suecas. Por lo general, los mejores precios se mantienen a las afueras de la ciudad, aunque habrá que soportar el inconveniente de los traslados o contar con un medio de transporte propio. Aunque la variedad de museos y lugares de interés parece inabarcable para una escapada corta, lo cierto es que se puede programar la visita para no perderse los lugares más curiosos y recomendables de la capital de Suecia.

Planificar el itinerario

Con 65 museos, numerosas galerías de arte principales, incontables parques y jardines públicos y un montón de lugares para ir de compras, hay mil maneras diferentes de planificar una escapada a Estocolmo, pero habrá que ser selectivo. Una de las atracciones turísticas más populares es el Museo Vasa, en el puerto. El buque de guerra Vasa es el más famoso de Suecia y un auténtico símbolo nacional, aunque paradójicamente se hundió en su viaje inaugural causando gran vergüenza para el Rey, que se había ocupado personalmente de parte del diseño de la nave. Permaneció en las aguas limítrofes del puerto desde 1625 hasta 1956, cuando fue rescatado y restaurado para ser expuesto. Cualquier persona con un interés en la historia naval y en las tradiciones escandinavas disfrutará de una visita a este museo.

Otra visita obligada es el Palacio Real, que está situado en el casco antiguo. Con un total de 608 habitaciones, es el palacio más grande del mundo todavía en uso por un jefe de Estado. Una de las exposiciones más interesantes que se pueden visitar en el Palacio es la colección de coronas, cetros y otras insignias reales conservados en la Cámara del Tesoro, ubicada en el sótano del palacio. Los Apartamentos Reales son también muy populares entre los visitantes, principalmente por su impresionante decoración, con estilos que van desde el barroco y rococó hasta los estilos más eclécticos del siglo XIX. Y como cualquier viaje que se precie, la visita a Estocolmo no estará completa sin la degustación de los platos suecos más populares. Los presupuestos más abultados podrán disfrutar del saber hacer de los chefs más reputados de Suecia, en la única ciudad sueca con un restaurante con dos estrellas Michelin. Aun así, la cocina local es muy asequible y se puede degustar tanto en el centro de la ciudad como en las localidades más pequeñas. No hay que perderse las albóndigas suecas y las diferentes preparaciones del salmón, que rivalizan con la habilidad de los eternos vecinos noruegos.

Capital y ciudad más grande del Reino de Suecia.
Con una población ligeramente superior al millón de habitantes, es conocida como la Venecia del norte, al estar rodeada de agua y formada por 14 islas unidas por infinidad de puentes.
Suecia forma parte de la Unión Europea, pero no de su unión monetaria. En un referéndum reciente, los suecos decidieron continuar con su moneda: la Corona Sueca.
100 coronas equivalen a poco más de 10 euros.

Las Maletas del Viajero

Documentación

  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Tarjeta Sanitaria Europea, para ser atendido en cualquier centro hospitalario público del país.

Clima y horarios

  • Recomendamos visitar la ciudad durante los meses de primavera u otoño. Los inviernos pueden llegar a ser realmente duros, con nieve y temperaturas siempre por debajo de los cero grados, mientras que durante los meses de verano, las lluvias suelen ser frecuentes y muy abundantes.
  • Suecia, al igual que sus países vecinos, tiene unos horarios radicalmente distintos de los españoles. Casi todos sus museos y tiendas cierran a las 17 – 18 horas, y es difícil encontrar algún restaurante abierto pasadas las 22 horas, aunque es fácil encontrar discotecas y bares llenos hasta alta horas de la madrugada.

Cómo llegar, transportes

  • El Aeropuerto Internacional de Estocolmo - Arlanda está a 43 kilómetros de la ciudad y gestiona la mayor parte de los vuelos internacionales del país. Compañías como SAS, Finnair e Iberia ofrecen vuelos directos con las principales ciudades españolas.
  • Para desplazarse al centro de la ciudad desde el Aeropuerto de Estocolmo - Arlanda, hay varias opciones: la mejor es el tren Arlanda Express que te llevará al centro en 20 minutos. También hay autobuses directos que tardan unos 45 minutos en llegar a Estocolmo. Si sois varios, el taxi puede ser otra buena elección, aunque el precio puede alcanzar los 40 – 50 euros.
  • El Aeropuerto Internacional de Estocolmo - Skavsta concentra muchos vuelos internacionales de bajo coste desde varios destinos europeos, como los de la compañía Ryanair. De aquí sale el autobús Flygbussarna, que te llevará a la ciudad de Estocolmo en poco menos de 2 horas.
  • Aunque Estocolmo no es una ciudad muy extensa, al estar compuesta por diferentes islas, te verás obligado a usar el transporte público, muy eficiente y seguro. Recomendamos adquirir la tarjeta turística Stockholm Card, para 24, 48 o 72 horas, con la que podrás usar todos los transportes de la ciudad (Metro, tranvías, autobuses y ferries) además de grandes descuentos en museos y exposiciones.

Imprescindibles

  • Gamla Stan o ciudad vieja, una pequeña isla donde nació, en el siglo XIII, la ciudad de Estocolmo. Pasear por sus callejas y plazas es toda una delicia, ya que se trata de unos de los núcleos medievales mejor conservados del Mundo. Aquí encontrarás el Palacio Real o la Catedral de Estocolmo.
  • Djurgarden es una de las islas que forman parte de la ciudad, muy apreciada por los turistas, y que contiene algunos de los monumentos más visitados, como el Museo Vasa, que contiene el único barco del siglo XVII que se conserva, o el Skansen, el museo al aire libre más antiguo del mundo, con excelentes muestras de cómo era la vida en Escandinavia durante los siglos pasados.
  • Moderna Museet, en la maravillosa isla de Skeppsholmen (o isla de los barcos), merece una sosegada visita si lo vuestro es el arte moderno, las exposiciones conceptuales o las happenings más vanguardistas. Y si no es lo vuestro, vagabundear por la isla: os encantará.
  • El Ayuntamiento de Estocolmo, con su imponente aguja dorara: se trata de una de las postales más recurrentes de la ciudad y sede de los premios Nobel.

Dónde dormir, comer y salir

  • Por suerte para nosotros, la oferta hostelera de Estocolmo, en comparación con otras ciudades vecinas, como Oslo o Copenhague, es amplia y a precios asequibles. Nos gustan:
    • Rygerfjorg Hotel (Södermälarstrand, Kal 12) o LogInn Hotel (Södermälarstrand, Kal 16) son dos barcos convertidos en hoteles y anclados frente a la ciudad. Modernos, totalmente renovados y a precios razonables. Una gran experiencia.
    • Si algo no falta en Estocolmo, son pequeños y deliciosos hoteles, maravillosamente decorados. Entre ellos, nos quedamos con cualquier alojamiento de la (minúscula) cadena hotelera The Collector´s. Otra pequeña joya de la ciudad.
  • Suecia presume de tener el mejor salmón del mundo… y los mejores helados con barquillo. Por el centro podrás encontrar varias heladerías artesanales. Aunque haga frío, entrad y tomad uno, os encantará. Otro plato muy típico del país es el Plat, curiosa mezcla de patatas con carne picada y pescado agridulce. Nos gustan Kajsas Fish (Hötorgshallen), con su deliciosa sopa de pescado, o Östgotakällaren (Östgotagatan, 41) con su infinita carta de cervezas. Más caro, pero ideal si vais con pareja, es Sturehof (Stureplan, 2).
  • A diferencia de sus vecinos noruegos, los suecos son famosos por su activa vida nocturna, en especial en la ciudad de Estocolmo. Tomad una copa (eso sí, carísimas) en Absolut Icebar Stockholm (Vasaplan, 2), La calle Stureplan tiene algunos de los pubs y discotecas más populares de la ciudad, entre la que destacamos Berns.

Nuestra Opinión

  • Estocolmo siempre ha gozado de una gran popularidad para todos los ciudadanos del sur de Europa, sobre todo para los mediterráneos, aunque casi siempre por razones que poco tienen que ver con lo que es, hoy en día, esta maravillosa ciudad nórdica. Se trata de una villa moderna, limpia, muy viva, con gente amable y terriblemente educada (su índice de desarrollo humano, por no hablar de lectura, es altísimo). Aunque los precios son altos, algunas compañías aéreas low cost ya ha puesto sus ojos en Estocolmo, y es posible encontrar vuelos asequibles. Y si a ello le unimos la proximidad de otras capitales escandinavas, como Oslo, convierte a Estocolmo en una gran elección para una breve escapada.

Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog