10 enero
Librate de los excesos de la navidad con el deporte
Mariam Herrera
por Mariam Herrera

Librate de los excesos de la navidad con el deporte





Seguir el propósito de llevar una vida nueva nunca ha resultado sencillo, sin embargo, los excesos que produce la Navidad hacen que adoptar una serie de buenos hábitos se convierta en fundamental. Empezar a cuidarte, tanto por dentro como fuera, te proporcionará una serie de beneficios que agradecerás muy pronto.

Está demostrado que practicar deporte te ofrece más beneficios de los que hasta ahora conocías. Según un estudio publicado por The American Physiological Society, el ejercicio -principalmente el aeróbico- produce una mayor suspensión del apetito, ya que suprime la hormona que lo produce. De igual forma, gracias a esta actividad tonificarás los músculos, controlarás el peso mediante la quema de colorías y te sentirás mucho mejor anímicamente.

No tienes excusa. Gracias a la amplia variedad de ejercicios que existen hoy en día encontrarás el que más se adapte a tus gustos y preferencias. Opta por los denominados cardiovasculares, tales como el aeróbic o el cardio boxing, si lo que quieres es perder peso. Si lo tuyo es mantenerte y tonificar recurre al Pilates o al Tai Chi, que además te ayudarán a afrontar el estrés y los dolores musculares. Si eres muy perezosa, prueba con los ejercicios de agua (aqua gym), ya que te resultarán más divertidos y amenos. Eso sí, no existen los milagros, necesitas crear una rutina de 60 minutos unas tres veces por semana y ser constante para notar los efectos.

Los excesos de la bebida y la comida durante las Fiestas no se reflejan únicamente en el peso, tu piel constituye el reflejo de una mala o buena alimentación. Comienza a cuidarla desde dentro con una dieta rica en fibra y abundante agua. Estos dos ingredientes te harán eliminar todas las toxinas que tu cuerpo no necesita y, por lo tanto, lucir un aspecto radiante.

Desde el exterior, aprovecha el comienzo del año para someterte a un tratamiento de belleza. Comienza por una limpieza de cara y mantén sus beneficios con un protocolo de cuidado muy sencillo: limpia minuciosamente la piel dos veces al día (mañana y noche) e hidrátala en profundidad para protegerla de los agentes externos tales como el frío, la contaminación y la calefacción.


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog