24 noviembre
Pizarras electronicas y las aulas del futuro
Bea Santiago
por Bea Santiago

Pizarras electronicas y las aulas del futuro





El uso de la Pizarra Digital Interactiva (PDI) genera clases mas activas, dinamicas y motivadoras. Las Pizarras electrónicas son un recurso educativo multimedia muy util para la educación de los alumnos.



Recuerdo mis días en la escuela, recuerdo a mi maestra, normalmente con tiza en sus manos y su borrador de pizarra perfectamente ubicable. La tecnología ha hecho que las aulas no se vean igual, desde las antiguas pizarras hasta las metodologías, han sido sustituidas por contenidos interactivos y ambientes colaborativos de lo más interesantes ¡Acompáñanos a descubrir el futuro de la educación!

Ya hace algunos años venimos viendo cambios en la dinámica de las aulas, desde el típico “No quiero copy-paste de Internet” hasta las decomisiones de teléfonos inteligentes por ser evidencia ante casos de trampas académicas, pero ahora, con las tecnologías de información a favor de la educación y la inversión privada en este segmento para investigación y desarrollo han dado sus frutos en esta sociedad moderna.

Esta evolución ha dado lugar a la fusión entre nuevos y antiguos métodos, que permiten ambientes mucho más amigables a la hora de aprender, por ejemplo; a pesar de tener dispositivos móviles dentro del aula, las pantallas de los mismos están configuradas para permitir solo la información que el profesor desea compartir con sus estudiantes, evitando así las distracciones. Estas computadoras o dispositivos digitales personales también están conectadas de forma inalámbrica con las pizarras, lo que permite compartir desde datos curiosos hasta exámenes de cada tema a los estudiantes.

La principal herramienta que ha revolucionado el ambiente educativo ha sido sin duda la pizarra digital interactiva, pues ha cambiado la forma tanto de recibir la información como de emitirla, ¿Has visto alguna vez una en pleno uso? Las posibilidades son infinitas, desde simples imágenes y artículos hasta vídeos con anotaciones y conexión a internet, este aparato ha gestado el inicio de un cambio radical, donde incluso nuevos contenidos de cursos vanguardistas se han enfocado en optimizar la interacción con alumno-maestro-pizarra.

Las pizarras digitales incluso, utilizadas de la forma apropiada, son capaces de estimular la parte más creativa de los alumnos, donde pueden exponer ideas de una forma mucho más clara, gracias a las aplicaciones que se encuentran en ellas, como bancos de imágenes, por ejemplo. La tecnología de pantalla táctil ofrece nuevas formas de participación activa durante las clases y manteniendo el monitoreo constante a cada alumno, el profesor puede potenciar las fortalezas de sus estudiantes y mitigar las principales debilidades.

A pesar de todos estos beneficios, tumbar los viejos paradigmas educativos es un proceso lento y complejo, pues esta generación está luchando con dos vertientes: el curso natural de la tecnología (y su interacción igual de natural con ella) y por otro lado, los tradicionalismos, costumbres, cultura y valores, que se aspiran de la educación tradicional.

No hay forma de saber qué nos depara el futuro a nivel de la educación de nuestros hijos, pero lo cierto es que la era de la información ha llegado y ofrece a las generaciones futuras recursos, oportunidades y herramientas hasta ahora no habían estado disponibles.


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog