5 diciembre
San Petersburgo viaje en el tiempo
Francesca Goldin
por Francesca Goldin

San Petersburgo viaje en el tiempo





San Petersburgo desde el imperio de Pedro el Grande hasta la Perestroika fue cambiando de fisonomía y de nombres. Tenemos que remontarnos al año 1703 cuado el zar Pedro conocido como Pedro el Grande pensó en esta ciudad como una base naval, ya desde entonces se conocía que la navegación era importante para la Rusia de aquellos tiempos y entonces San Petersburgo debía ostentar tal importancia ante el mundo.



Pero la historia hizo que en 1917 protagonizara la Revolución Socialista. Ya en 1914 con el comienzo de la Primera Guerra Mundial su nombre cambió de San Petersburgo a Petrogrado. Durante la etapa del comunismo ruso sucedieron varios líderes que impusieron su figura en esta ciudad rusa volviendo a cambiar su nombre a Leningrado en 1924 en honor a Lenin y Stalingrado en honor a Stalin. Luego al caer el comunismo con la Perestroika durante el gobierno de Gorvachov, San Petersburgo vuelve a retomar su nombre inicial como la había llamado el zar Pedro, Pedro el Grande.

Este breve raconto de la historia de San Petersburgo hace pensar que se trata de una ciudad emblemática con muchas atracciones turísticas con edificios de estilo barroco y clásico del siglo XVIII, con construcciones de verdadero lujo de aquella época como el Palacio de Invierno convertido en el Museo de Arte Ermitage, con una extensión de 22 kilómetros, 350 salas con 3 millones de obras. En detalle abreviado se pueden ver 12 mil esculturas, 15 mil cuadros, monedas, grabados y medallas además de pinturas como las pinturas de Leonardo da Vinci que habían sido robadas por generales nazis, pero también atesora obras de Picasso, de Raphael, de Matisse y muchos otros más.

También se puede visitar la tumba de los emperadores rusos, los cuales llegan hasta Nicolás II, en la catedral de Pedro y Pablo. En la avenida Nevsky se puede observar la torre y aguja de oro del Almirantazgo. Esta es la avenida principal donde se ubican los comercios más famosos, tiendas y mercados de antigüedades. Para tener una ínfima idea de esta gran avenida de San Petersburgo, basta con decir que posee un ancho que permite que los números de las casas tengan 1.5 metros de ancho por 80 cm. de altura.


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog