28 enero
Teotihuacan las piramides de Mexico
Francesca Goldin
por Francesca Goldin

Teotihuacan las piramides de Mexico





Teotihuacán es la ciudad de las pirámides. Todo aquel que llegue al D.F. en México no puede dejar de hacer una visita al sitio arqueológico de las pirámides mexicanas, las cuales se encuentran a 40 kilómetros del centro, algo que requiere un poco de tiempo.


Se trata de dos pirámides enormes, la de la Luna y la del Sol siendo la primera apenas más pequeña. Pero lo más importante de este viaje es que se puede subir a ellas a diferencia de la de Chichen Itzá donde no lo permiten. A la pirámide más alta, la del Sol, se llega a la cima luego de haber subido 250 escalones angostos para ver desde allí el pueblo San Martín de las Pirámides, bajar puede causar temor porque es verdaderamente empinada pero se puede despacio y con tranquilidad ya que el apuro no existe.

El complejo de Teotihuacán, situado en medio de un pueblo ocupa un lugar que fue habitado por la civilización teotihuacana, una zona que fue abandonada en el año 750, mientras las pirámides se suponen que se construyeron hace 2000 años con una función de centro de ceremonias. La población teotihuacana llegó a tener cerca de los 200 mil habitantes alrededor del siglo VI. Eran cultivadores de cereales y verduras y practicaban el trueque con los habitantes de la zona. Al ser abandonado el lugar las pirámides fueron cubiertas de maleza quedando tan ocultas que ni los aztecas ni los españoles las detectaron hasta que se descubrieron a principios de 1900.

Las tumbas con los restos de los primeros gobernantes de esta civilización prehispánica podrían ser encontrados en un túnel que fue sellado hace más e 100 años, el cual cuenta con recintos laterales. Este descubrimiento podría ser también un paso interesante como característica social de Teotihuacán, una población misteriosa con casi 100 de exploración. Un recuerdo insoslayable del recorrido por Teotihuacán, la ciudad de las pirámides es la obsidiana, una piedra usada como elemento principal durante la civilización. Como dato extra, el nombre pertenece a la voz azteca, la cual significa Ciudad de los Dioses, tal vez a ello se deba la sensación de placer, bienestar además de sentir una emergía que sobrevuela la cima de las pirámides.


Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog